cierre fiscal contable 2020
Fiscal, Contable y Nómina16 diciembre, 2019

Cómo sobrevivir al cierre contable sin morir en el intento

Con el inicio del año, llega una época marcada por el cierre contable, de enorme trascendencia puesto que nos permite determinar con exactitud la marcha de nuestra compañía durante el ejercicio económico 2020.

Cierre contable y fiscal

En este artículo hablaremos de cierre contable y contabilidad anual de la empresa: dos conceptos estrechamente relacionados, en torno a un mismo ámbito, establecer las pérdidas y ganancias de la empresa durante el ejercicio económico al que se hace referencia. Como fechas clave, hay que señalar que el cierre contable se realiza entre el 1 de enero y el 31 de marzo, en referencia al ejercicio económico que se desarrolla, normalmente, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre. 

En el proceso de cierre contable, hay que tener en cuenta algunos aspectos fundamentales, que vertebrarán el mismo, puesto que su objetivo es determinar pérdidas y ganancias de la compañía:

  • Los Asientos de Regularización: la regularización de las cuentas de gastos e ingresos (grupos 6 y 7) permite obtener los resultados del ejercicio.
  • El Impuesto de Sociedades y las cuentas anuales: la regularización de las cuentas de patrimonio (grupos 8 y 9)
  • El cierre fiscal o cierre de las cuentas para dejar el saldo a cero.

Asientos de regularización

Para establecer el resultado del ejercicio la empresa, al finalizar el mismo, anula todas sus cuentas de ingresos y gastos obteniendo una única cuenta en la que se refleja el beneficio o pérdida.

Los siguientes pasos son fundamentales en este proceso:

Liquidación del IVA (Impuesto sobre Valor Añadido): Un elemento esencial en el momento de realizar el cierre contable hace referencia a los ajustes que se deben realizar de los saldos finales de las cuentas del IVA.

Novedades aprobadas y en vigor en 2020 para el IVA sobre el Régimen Intracomunitario de Bienes:

En enero de 2020 se aprobaron tres medidas para aportar unificar a las operaciones intracomunitarias de bienes de comercio transfronterizo en la UE, simplificando la tributación y el tratamiento fiscal de este tipo de operaciones.

1.- Ventas en consigna: Frecuentemente los empresarios transferían bienes entre estados sin trasladar la propiedad a su cliente hasta el momento definitivo de la venta. A partir del 1 de enero de 2020, y siempre y cuando se reúnan determinados requisitos, se producirá por parte del proveedor una entrega intracomunitaria de bienes y una simple adquisición intracomunitaria de bienes en el momento de la compra definitiva.

2.-Requisito material para acreditar la exención en la operación intracomunitaria de bienes: Para que exista una entrega intracomunitaria de bienes exenta del impuesto se requería una traslación física de las mercancías de un estado a otro; un transporte y, a su vez, dos NIFS otorgados por dos estados miembros distintos. A partir de ahora harán falta estos dos requisitos de manera formal, así como informar de dicha operación en el modelo 349 de Operaciones Intracomunitarias de Bienes.

3.- Acreditación de transporte entre dos estados miembros: La mercancía deberá ir acompañada de al menos dos elementos de prueba de los recogidos en el Reglamento de Ejecución 282/2011 del Consejo de la UE (póliza de transporte de la mercancía, CMR o cualquier otro documento de acompañamiento). Cuando el transporte lo inicia el vendedor y sea a su cargo necesitará al menos acreditar dos de estos elementos. Cuando se realice a cargo del comprador, se requerirá también una declaración por parte del mismo.


✉️ Suscríbete a a3news y recibe cada mes contenidos como éste


Regularización de existencias y de provisiones

La regularización se existencias se realiza mediante el cálculo de la resta de las compras realizadas, aquellas no consumidas. Las cuentas que se reflejan en la regularización de existencias son:

  • Mercaderías (610)
  • Otros aprovisionamientos ((612)
  • Productos en curso (710)
  • Productos semiterminados (711)
  • Productos terminados (712)
  • Subproductos, residuos y materiales recuperados (713)

En cuanto a la regularización de provisiones, un aspecto a tener en cuenta es la pérdida de valor que pueden sufrir los inmovilizados, así como posibles pérdidas o gastos futuros, que se deben incluir en el pasivo no corriente de balance o en el pasivo corriente del balance, cuando la cancelación se prevé a corto plazo.

Ajustes por periodificación

Para determinar los ingresos y gastos exactos a este ejercicio e imputar sólo la parte que a él le corresponde, se debe realizar un ajuste: 

  1. El Subgrupo 48. Ajustes por periodificación
  2. Gastos anticipados
  3. Ingresos anticipados
  4. El Subgrupo 56 Fianzas y depósitos
  5. Intereses pagados por anticipado
  6. Intereses cobrados por anticipado

Depreciación de activos y amortización

Cuando hablamos de depreciación de un activo nos referimos a los activos fijos; es decir, ciertos recursos de una empresa, como maquinaria, etcétera, van perdiendo valor (se deprecian) y esto ha de considerarse como un gasto. En lo relativo a la amortización de activos intangibles (es decir, no materiales), se trata de recursos de los cuales se pueden obtener beneficios, como derechos de autor.

cierre fiscal contable 2020 2

Si hablamos de amortización de activos diferidos, el término hace referencia a los activos que son abonados anticipadamente, como material o alquiler. Se trata de gastos, pero en este caso, se consideran activos hasta que no se consumen plenamente.

Realizado el ajuste de las existencias, provisiones, ajustes de periodificación, cálculo de la depreciación de activos fijos y amortización de los activos intangibles y diferidos, los saldos resultantes se traspasan de las cuentas de los grupos 6 (gastos) y 7 (ingresos) a la cuenta de resultados, es decir 129.

Impuesto de Sociedades y Cuentas Anuales

Los pasos citados con anterioridad permiten obtener el resultado contable. De este modo, es posible calcular el Impuesto de Sociedades, personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español. El Impuesto de Sociedades se determina en torno al resultado contable de la sociedad, que constituye el pilar sobre el que se asienta la base imponible y de la cuantía a pagar anualmente. 

En este sentido, incide la Agencia Tributaria, “el periodo impositivo del IS coincide con el ejercicio económico de cada entidad, no pudiendo exceder de 12 meses. La fecha de cierre del ejercicio económico o social se determina en los estatutos de las sociedades. En su defecto termina el 31 de diciembre de cada año. El IS se devenga el último día del periodo impositivo”.

Novedades del Real Decreto Ley 19/2020:

Como principal novedad relacionada con el Impuesto de Sociedades, debemos hablar de las que se asienta en el Real Decreto-ley 19/2020: la doble declaración del Impuesto de Sociedades que, de forma voluntaria, se estableció como fecha para su presentación antes del 30 de noviembre de 2020, como consecuencia del Covid-19. 

Con esta iniciativa, se buscó evitar la inseguridad jurídica que podría provocar el hecho de que las empresas no tuvieran aprobadas las Cuentas Anuales el día 25 de julio, en virtud de los nuevos plazos estipulados para presentarlas y aprobarlas.

La Agencia Tributaria explicaba estas novedades de manera muy explícita:

“Una vez que los contribuyentes hayan procedido a la aprobación de las cuentas anuales por el órgano correspondiente dentro del plazo establecido para ello, se deberá proceder de conformidad con lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 12 del citado RDLey 19/2020, presentando una nueva autoliquidación en un plazo que concluye el 30 de noviembre de 2020 en el caso de que difiera de la autoliquidación ya presentada.”

¿Cómo evitar errores en el cierre contable?

Cierre contable trucos

Para lograr realizar un cierre contable sin complicaciones, las empresas encuentran en la tecnología una aliada perfecta. En este sentido, los programas de gestión permiten agilizar extraordinariamente todos los procesos implicados en el cierre y la contabilidad anual, con soluciones integrales que abarcan todos los ámbitos: desde facturación, logística, comercial…Como muestra de ello, estas tres plataformas se convierten en soluciones intuitivas, fáciles y seguras para que el cierre contable esté exento de posibles lapsus:

El cierre contable es, en definitiva, una herramienta clave en la planificación futura de una empresa. Por ello, contar con los recursos y soluciones tecnológicas puede suponer una gran ayuda, al permitir trabajar con modelos colaborativos, de manera ágil y con menos errores.

Suscríbete a a3news y recibe contenidos como éste en tu buzón

Wolters Kluwer lleva más de 30 años en España ofreciendo soluciones integrales de software de gestión, información, servicios y formación.