crm erp
Fiscal, Contable y Nómina20 abril, 2021

¿Qué diferencia un CRM de un ERP?¿Qué me aporta cada uno?

De unos años a esta parte CRM y ERP son dos acrónimos muy usados en el ámbito profesional. Ambos son software de gestión y comparten un éxito reciente, sin embargo su área de trabajo no es exactamente la misma.

banner ebook erp

Con CRM denominamos al Customer Ralationship Management, mientras que con ERP nos referimos al Enterprise Resource Planning. El primero trabaja en el “front office”, mientras que el segundo lo hace en el “back office”, en el control de procesos internos de la empresa.

Por esta propia naturaleza nos damos cuenta de que el ERP abarca mucho más que el CRM. Este último nos permite avanzar en la gestión de nuestros clientes y potenciales clientes. A través de este software podremos automatizar los procesos de venta, tener un mayor control y seguimiento de la información comercial, recoger información sobre los clientes y sobre el estado de nuestra relación con ellos o incluso disponer de esa información para que se pueda analizar desde marketing.

El CRM es una herramienta clave en la generación de venta, claves para este departamento y el de marketing.  En función de lo que revelen los datos que aporte el CRM, podemos mejorar nuestros procedimientos de ventas pero también podremos detectar necesidades no cubiertas o carencias en nuestro posicionamiento. erp

Sin embargo, con un ERP vamos a acceder desde una misma herramienta a toda la información relacionada con nuestra actividad empresarial: contabilidad, recursos humanos, stock, facturación e incluso hasta el propio CRM.  Como vemos, su nivel de implementación no está tan localizada como en el caso del CRM, y por lo tanto la eficiencia se dejará notar en un plano más global.

Con un ERP nuestra empresa dará un salto en la gestión. La rapidez con la que obtendremos el análisis de lo que ocurre en nuestra empresa nos empujará a tomar decisiones más adecuadas. Y eso pasa por disponer de la información en tiempo real, por tener la trazabilidad de los productos y de los procesos administrativos. Con todo eso podremos tener una planificación de nuestros recursos que redundará en nuestra competitividad.

La integración de un ERP en la vida de una compañía no es un proceso autocomplaciente sino el primer paso en la transformación digital de la pyme, y nos llevará a analizar objetivamente nuestra empresa y a mostrarnos unidos ante una herramienta que cambiará procesos y modos de organizarse. A pesar de esto, no olvidemos que un aplicación como software ERP nos facilita tener una visión global del negocio, y su uso deriva en muchos beneficios para la empresa.

Qué significa ERP y CRM: definición y diferencias

Pero ¿qué es un ERP? ERP es el acrónimo de Enterprise Resource Planning (planificación de recursos empresariales, o programa de gestión empresarial). En su ADN lleva implícito la integración de operaciones empresariales (independientemente de si se trata de una pyme o una gran empresa), como producción, envíos, inventario o contabilidad. El acceso centralizado a estos datos permite dar respuestas ágiles relacionadas con la gestión de la empresa, adoptar decisiones eficaces con toda la información actualizada y minimizar costes.

Por otro lado, CRM es el acrónimo de Customer Relationship Management (Gestión de las relaciones con clientes). Esta plataforma está orientada a recopilar todas las gestiones que guardan relación estrecha con el ámbito comercial, captación y fidelización de clientes. Con el software CRM adecuado, se plantean más oportunidades de venta y comercialización, así como el refuerzo del área de marketing y atención al cliente. Al disponer de herramientas de segmentación de target comercial, el servicio postventa adquiere una mayor y mejor proyección. 


Sistemas ERP y CRM: las claves a tener en cuenta 

Los sistemas ERP y CRM comparten una característica vinculante común: ambos optimizan de manera considerable los procesos comerciales. Lo hacen desde ópticas diferentes, pero estrechamente dirigidas hacia un mismo objetivo: la gestión eficaz del negocio. Mientras que el sistema ERP pone el punto de mira en el control de costes, producción y contabilidad, el sistema CRM lo hace en la relación con el cliente, lo que se traducirá, también, en un aumento de los ingresos en la empresa. 

Los sistemas ERP y CRM aportan beneficios clave para un negocio, ya sea en cuestiones relacionadas con inmovilizados del inventario, contabilidad o producción, como funcionalidades en campañas de marketing o proyección de ventas.  
¿Qué podemos conseguir con la herramienta adecuada? La respuesta la encontramos en una mayor eficacia a la hora de comercializar los productos, incremento de la productividad y un apoyo más que eficaz a las decisiones de negocio. Aspectos que los convierten en aliados a analizar para la optimización de nuestra gestión empresarial. 

banner ebook erp

La implementación de los sistemas ERP y CRM en la empresa -independientemente del segmento económico o tamaño de la misma- automatizan extraordinariamente los procesos y mejora la gestión empresarial. El resultado final, por tanto, es la consolidación de un mejor servicio o producto, con la consiguiente fidelización del cliente. Algunos de los factores a tener en cuenta cuando vamos a elegir un ERP son los siguientes:

  • Mejorar la gestión de tiempo: la automatización de determinados procesos, la disponibilidad de la información y la rapidez con la que podremos acceder a ella debe permitirnos que uno de los recursos más escasos de cualquier empresa, el tiempo, se pueda aprovechar para funciones más relacionadas con nuestros objetivos.
  • Ganar agilidad: disponer de la información en tan sólo un clic redunda en una optimización grande de decenas de procesos y una mayor capacidad de centrar energía y atención en el core business. Si además, el proceso de implantación del ERP es sencillo y tenemos el acompañamiento de nuestro proveedor, ganaremos todavía más. 
  • Mejorar nuestro autoconocimiento: disponer de la trazabilidad de todos los procesos productivos y administrativos es otra de las claves. En este punto el uso de un ERP nos redescubre nuestra propia empresa, mostrándonos aspectos que quizá no teníamos al alcance de la mano. Además, si contamos con una herramienta de análisis de negocio dispondremos de informes y estadísticas que nos ayudarán a llevar el rumbo de nuestra empresa y tomar las decisiones más adecuadas.
  • Tener un software a medida: utilizar herramientas sencillas e intuitivas en el uso, que se ajusten a las necesidades de la actividad y el tipo de gestión, es otra de las claves. En este caso, a3ERP es un buen ejemplo de software con el que trabajan muchas pequeñas y medianas empresas, por lo que ha conseguido un gran adaptabilidad. Así mismo, es capaz de crecer en funcionalidades y puesto de trabajo en la medida que la empresa necesite, sin la necesidad de cambiar de ERP.
  • Actualización permanente: estar siempre al día ante cualquier cambio legal que afecte a nuestra gestión o la de nuestro cliente, para poder enviar la información requerida por la AEAT desde el mismo punto de uso, sin plataformas externas, es fundamental y abre la puerta a una mayor eficiencia. Además, nos permite trabajar con facturas electrónicas siempre que tengan los formatos que la administración precisa.
  • Seguridad: en un momento en el que la ciberseguridad aparece cada vez más en las noticias, contar con un software que garantice que los datos que generamos por parte de la empresa tienen un acceso protegido, con mantenimiento y backup continuos nos evita sustos y el hecho de que podamos no tener accesos protegidos.

Competitividad y eficiencia son dos conceptos que se van a instalar en nuestra empresa si empezamos a trabajar estos software de gestión interna.  Si te interesa el ámbito el ERP este software de gestión y el control de los procesos internos de la empresa puedes consultar el ebook gratuito ¿Estás listo para elegir ERP?, un documento donde se analiza al detalle las diferentes variables que debemos manejar para dar un paso como éste. 

Suscríbete a a3news y recibe contenidos como éste en tu buzón
Wolters Kluwer lleva más de 30 años en España ofreciendo soluciones integrales de software de gestión, información, servicios y formación.