cabecera factura simplificada
Fiscal, Contable y Nómina12 julio, 2022

Factura simplificada: qué es, requisitos y cuándo usarla

La factura simplificada, a veces conocida como factura simple, es uno de los conceptos clave en la contabilidad de cualquier autónomo, pyme o gran empresa. Se trata de una tipología concreta que, desde 2013, sustituye al antiguo ticket, y que debe cumplir una serie de requisitos para su validez. En este artículo te contamos cuándo usar la factura simplificada y cuál es el contenido de cualquier modelo de factura simplificada.

¿Qué es una factura simplificada?

La factura simplificada es un documento mercantil que expiden empresarios y profesionales por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen. Sustituye al antiguo ticket y tiene su origen en el Reglamento de Facturación, en vigor desde el 1 pasado de enero de 2013.

Este tipo de factura se puede usar en sustitución de la factura ordinaria en ciertos casos. El contenido obligatorio de una factura simplificada es más reducido que el de una factura ordinaria: por eso se reserva su uso a operaciones de pequeña cuantía o de menor relevancia.

Requisitos de la factura simplificada: ¿cuándo se puede hacer?

Una factura simplificada puede emitirse:

- Cuando su importe, IVA incluido, se mantenga dentro de unos límites determinados: en general, menos de 400 euros, o hasta 3.000 euros en el caso de determinados servicios. 

- Cuando se trate de una factura rectificativa.

Tanto en el caso de la factura simplificada como en el de la factura ordinaria, es necesario entregar una copia de la factura al cliente o comprador y conservar una copia propia.

Para evitar cometer errores que puedan suponer multas y sanciones, te recomendamos el uso de un software de facturación especializado que se adapte a tus necesidades.

¿Qué diferencia hay entre factura y factura simplificada?

La principal diferencia entre factura ordinaria y factura simplificada es su contenido: básicamente, la factura simplificada no necesita especificar (salvo excepciones) información sobre el receptor de la factura, es decir, sobre la persona o empresa que contrata un servicio o compra un bien. 

Estos datos sí deben aparecer en la factura ordinaria. Algunos ejemplos de factura simplificada son los que se emiten a diario en pequeñas transacciones comerciales en tiendas de alimentación, peluquerías, restaurantes… 

Contenido de la factura ordinaria

Cualquier factura ordinaria debe contener siempre unos datos mínimos: número y serie de factura, fecha de factura y fecha de operación, datos del cliente y de la empresa o profesional obligado a emitir la factura (nombre y apellidos o razón social, NIF y domicilio), descripción de las operaciones, base imponible, tipo impositivo, cuota tributaria e importe final. 

Contenido de la factura simplificada

Sin embargo, la factura simple debe contener menos datos para resultar válida: factura simplificada ejemplo

  • Número y, en su caso, serie de la factura.
  • Fecha de expedición y de operación.
  • Número de Identificación Fiscal (NIF), así como nombre y apellidos, razón o denominación social completa del obligado a su expedición.
  • Identificación del tipo de bienes entregados o servicios prestados.
  • Tipo impositivo asociado (opcionalmente, también la expresión ‘IVA incluido’)
  • Importe total

Solo cuando el destinatario sea empresario o profesional, o cuando no lo sea pero te lo solicite para el cumplimiento de sus obligaciones fiscales o para el ejercicio de cualquier derecho de naturaleza tributaria, deberás incluir también NIF, nombre y apellidos y domicilio del destinatario, así como la cuota tributaria. 

Por último, si se trata de una factura rectificativa, debe hacerse referencia de forma expresa e inequívoca a la factura rectificada y a aquello que se modifica.

Cumplir con los requisitos de la factura simplificada es, por tanto, más sencillo que en el caso de la factura completa. Se trata de una herramienta para simplificar la contabilidad del empresario o profesional autónomo.

Eso sí, el hecho de que exista este contenido mínimo de la factura simplificada no impide que el empresario o profesional pueda incluir en ella otros datos que considere relevantes. Del mismo modo, es posible que, por otros motivos relacionados con diferentes normas, sea obligatorio aportar más información. 

En cuanto al logo de la empresa o persona física que emite la factura, no es un elemento obligatorio en ningún caso.

¿Cuál es el importe máximo de una factura simplificada?

Existe un importe máximo para la factura simplificada: si el precio del servicio o del bien supera los 400 euros, IVA incluido, deberá emitirse una factura ordinaria.

Este límite máximo se amplía hasta los 3.000 euros con IVA si se trata de una de las siguientes operaciones: 

  • Ventas al por menor (también las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.
  • Ventas o servicios en ambulancia.
  • Ventas o servicios a domicilio del consumidor. 
  • Transporte de personas y sus equipajes.
  • Servicios de hostelería prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.
  • Servicios prestados por discotecas y salas de baile.
  • Servicios telefónicos mediante cabinas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.
  • Servicios de peluquerías e institutos de belleza.
  • Utilización de instalaciones deportivas.
  • Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
  • Uso instalaciones deportivas.
  • Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
  • Alquiler de películas.
  • Servicios de tintorería y lavandería.
  • Utilización de autopistas de peaje.

Todas estas operaciones podrán justificarse mediante factura simple siempre que no superen el valor de 3.000 euros, IVA incluido. 

Siguiendo esta lógica, un ejemplo de factura simplificada sería aquella emitida por comprar una prenda de ropa por valor inferior a 400 euros,IVA incluido o por una sesión de fotografía que no supere los 3.000 euros, IVA incluido.

En cuanto a quién puede emitir factura simplificada, puede hacerlo cualquier profesional autónomo o empresario, siempre que cumpla con lo requisitos mencionados. 

soluciones facturación pymes

Casos en que no se puede usar la factura simple

Es importante saber que existen ciertos casos en que no se puede usar la factura simplificada, independientemente del importe de la operación: 

  • Cuando se trate de entregas intracomunitarias de bienes.
  • En caso de ventas a distancia.
  • En operaciones realizadas fuera del territorio de aplicación de los tipos impositivos aplicados.
  • En operaciones con inversión del sujeto pasivo.

Soluciones de facturación para pymes y autónomos

Para cumplir con tus obligaciones contables de forma sencilla e intuitiva, evitando errores que puedan suponer sanciones o complicaciones con Hacienda, te recomendamos el uso de nuestras soluciones de facturación. Puedes elegir la herramienta que mejor se adapte a tus necesidades: 

1. a3factura es un software para hacer facturas diseñado para pequeños negocios: emite facturas y controla tu negocio, aprovechando las ventajas de poder crear un entorno de trabajo colaborativo con tu asesor para compartir información en tiempo real. 

2. a3ERP | facturacion es nuestro software facturación para pymes pensado para optimizar la gestión de las ventas y el almacén de la empresa. Con él ganarás en control y trazabilidad: podrás generar estadísticas y comparativas, así como automatizar procesos como la actualización masiva de precios. Además, se trata de un software escalable con el resto de soluciones a3ERP.  

3. a3ASESOR | ges es un software de facturación para despachos y asesorías diseñado para una gestión completa de tu negocio, con el que puedes llevar a cabo de forma fácil y fiable un control de costes y un análisis de la rentabilidad por cliente, responsable y expediente de tu asesoría. Factura, cobra y contabiliza con una sola tecla. 

Por último, recuerda que próximamente comenzarán a aplicarse cambios en las aplicaciones de facturación. El Proyecto de Reglamento que establece los requisitos que deben adoptar los sistemas de facturación de empresarios y profesionales, desarrollado a partir de la Ley antifraude, establece la obligación de guardar los registros de facturación y una serie de requisitos como garantizar la integridad, conservación, accesibilidad, legibilidad, trazabilidad e inalterabilidad de dichos registros.

Todas nuestras herramientas de facturación garantizan el cumplimiento de estos requisitos. Solicita información para elegir tu software de facturación y pruébalo gratis.

Suscríbete a a3news y recibe contenidos como éste en tu buzón
Wolters Kluwer lleva más de 30 años en España ofreciendo soluciones integrales de software de gestión, información, servicios y formación.
SOLUCIONES

a3factura

Software de facturación online
Gestiona tu negocio desde cualquier lugar de forma ágil y sencilla
Back To Top