Kleos-law-firm-innovation
Legal13 junio, 2018

La innovación en los despachos de abogados debe ser pragmática, según un estudio

Mucho se ha escrito sobre la innovación y la tecnología jurídica, incluyendo el revuelo causado por la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y Blockchain entre otros. No es de extrañar, pues, que muchos despachos se sientan perdidos navegando en un mar de infinitas posibilidades, sin nadie que les ayude a llevar el timón. De hecho, a pesar de todo el revuelo sobre la innovación, solo un tercio de los despachos ha designado a una persona concreta para llevar a cabo la tarea de innovar.

Esta es una de las interesantes conclusiones del estudio de Aderant sobre el Negocio del Derecho y la Tecnología de 2018  que sondeó a 138 empresas y profesionales del Derecho en despachos de todo el mundo.

Como cabía esperar, los despachos más grandes y con más recursos potenciales son pioneros en el ámbito de la innovación. Mientras que un 30 % de los despachos cuenta con una persona dedicada a la innovación, los grandes despachos con 500 abogados o más tenían más del doble de probabilidades de contar con esa figura en comparación con otra categoría de despachos de tamaño reducido.

Tanto si la innovación es una responsabilidad compartida como si está asignada a una única persona, esta tendencia cada vez mayor a la innovación tiene como objetivo ayudar a los despachos a enfrentarse a una serie de desafíos.

Desde la presión por los precios y la seguridad cibernética hasta el aumento de la eficiencia operacional y de la competitividad, los despachos necesitan tecnología para hacer frente a sus principales retos.

Sin embargo, si tu despacho no está preparado para contratar un “Responsable de innovación”, no tienes por qué renunciar a la innovación. Simplemente tendrá que poner más énfasis en el pragmatismo; los despachos deben aprender a “gatear antes de caminar”, para entendernos.

Afrontar tus retos con el uso de tecnología

A la hora de elegir tecnología innovadora, es importante empezar con soluciones que ofrezcan unos resultados mayores. En este sentido, el citado estudio de Aderant pidió a los despachos que valorasen las tecnologías según su impacto. Las cinco principales tecnologías que los despachos consideran que tienen un impacto entre moderado y alto son:

  • Gestión de documentos, 90 %.
  • Gestión del tiempo y la facturación, 88 %.
  • Gestión financiera o ERP, 73 %.
  • Movilidad y aplicaciones móviles, 70 %.
  • Inteligencia empresarial, 70 %.

Estos resultados sugieren que son las tecnologías que ya han sido probadas, y no las más nuevas, las que ayudan a los despachos a afrontar sus retos.

A la hora de buscar formas de mejorar las eficiencias operacionales, los despachos claramente se inclinan por tecnologías que ayudan a sistematizar los procesos y ahorrar tiempo. Automatizar tareas rutinarias, flujos de trabajo y análisis es una buena forma de evitar que los procesos que requieren demasiado tiempo absorban al personal.

Es interesante saber que solo un 16,1 % identificó la inteligencia artificial o el aprendizaje automático, y un 7,3 % el análisis predictivo, como herramientas con un gran potencial para aumentar la eficiencia.

Elegir la tecnología adecuada para tu despacho

Con más presión para “hacer más con menos”, los despachos necesitan equiparse con tecnología que les ofrezca el rendimiento de beneficio rápido que buscan a corto plazo, pero que también les permita convertirse en un despacho de éxito en el futuro.

El panorama digital del Derecho está en constante evolución y es impredecible, pero si usan la tecnología adecuada los despachos pueden mantener el control, minimizar los riesgos y, sobre todo, aprovechar todas las oportunidades que se les presenten para hacer crecer su negocio. Descárgate nuestra guía gratuita: Cómo pueden los despachos de abogados prepararse para el futuro gracias a la tecnología jurídica.