Kleos_16.11.2015_ES
Legal16 noviembre, 2015

El decálogo del abogado en la era digital

Una recomendación muy habitual en el mundo jurídico pasa por revisar el “El decálogo del Abogado,” del prestigioso profesor y abogado Eduardo Juan Couture Etcheverry. Ya sabes en la era digital en la que vivimos y trabajamos, un nuevo decálogo del abogado enfocado a la seguridad de la información y la tecnología para abogados es imprescindible.

En este post vamos a tratar de anexar a los 10 mandamientos por excelencia estudia, piensa, trabaja, lucha, sé leal, tolera, ten paciencia, ten fe, olvida y ama tu profesión unos consejos de seguridad digital muy útiles. Son diez ‘mandatos,’ centrados en propiciar una cultura interna de responsabilidad en la seguridad, ligada a las nuevas tecnologías para abogados, que apueste por la minimización de los riesgos de fuga de datos, donde la documentación lo es todo.

  1. Tener anotado el número de IMEI de dispositivos móviles para su bloqueo y denunciar en caso de pérdida, robo o sustracción sin duda es un mandamiento que no puede faltar en el decálogo del abogado en la era digital.
  2. Cambiar el número PIN de los dispositivos móviles de manera habitual, activando los códigos de bloqueo y en periodos cortos en los que no vayan a ser usados.
  3. Cambiar la contraseña del router y por supuesto, evitar que contenga nuestro nombre o señas corporativas que fácilmente identifiquen el acceso a nuestra Wifi. Las nuevas tecnologías para abogados son útiles si son seguras.
  4. Proteger el acceso a los equipos y dispositivos, así como a todas las cuentas en aplicaciones con contraseñas fuertes y distintas. Que además se cambien con cierta frecuencia es otra de las normas indispensables en el nuevo decálogo del abogado.
  5. Descargar sólo aplicaciones en sitios oficiales y prestando mucha atención a las autorizaciones y permisos que damos a las aplicaciones descargadas respecto del acceso a datos del dispositivo y el potencial tratamiento que estamos autorizando.
  6. Ser precavido e intentar evitar, en la medida de lo posible, usar archivos de la organización en conexión a redes Wifi públicas y abiertas, ya que si nuestra conexión no es cifrada, corremos un serio peligro de poder ser víctimas de robo de contraseñas o datos.
  7. Estar al día sobre ataques o virus informáticos más comunes contra tecnología de abogados; y estar alerta de no abrir enlaces procedentes de cuentas desconocidas. No caer en tentaciones de ofertas de entidades a las que no hemos autorizado a recibir información comercial (spam).
  8. Nunca anunciar a través de mensajes automáticos que se va a estar fuera de la oficina durante las vacaciones y por supuesto, no publicar fotos en redes sociales desde nuestros destinos. Este mandamiento es importante tanto para la seguridad de nuestra faceta profesional como personal.
  9. No usar pendrive o unidades USB y similares de terceros no fiables o desconocidos. El acceso de malware a través de USB incluso de los llamados espías de teclado (Keylogger) es uno de los riesgos más habituales. Por ello, la mejor recomendación sería mantener los accesos a USB fuera del alcance si nuestra disposición física lo permite.
  10. Proteger y cifrar con contraseña los archivos importantes, especialmente si son datos sobre cuyo tratamiento tenemos un especial deber de confidencialidad conforme a la LOPD. Además de una medida de seguridad es un refuerzo reputacional a nuestra organización, ya que llamar a un cliente para darle la clave de acceso a su contrato proporciona sensación de confianza y de trato personalizado.

Por supuesto, como buen abogado “estudia, piensa, trabaja, lucha, sé leal, tolera, ten paciencia, ten fe, olvida y ama tu profesión,” siempre cumpliendo con toda la normativa de seguridad de la información que se establezca; y usando las mejores tecnologías para abogados a tu alcance.